Saltar al contenido
Tu sitio de car audio

INHIBIDOR DE RADARES

Desde que en el año 2005 la DGT instalará los que fueron los primeros 37 radares fijos en las carreteras de España ya han pasado unos cuantos años. En la actualidad nuestro país ya cuenta con más de 850 radares de tráfico fijos, colocados en puntos estratégicos de las carreteras para así tratar de reducir los accidentes de tráfico y la mortalidad en la carretera. Sin embargo han aparecido dispositivos que los conductores utilizan para esquivar los radares de tráfico, como el inhibidor de radares.

 

El comienzo de los radares de Tráfico

Al principio los radares de tráfico tenían un margen de error mayor, y en ocasiones imponían sanciones a conductores que no circulaban por encima del límite de velocidad permitido. El margen de error de estos radares se ha ido reduciendo a lo largo de los años gracias a la inversión en el desarrollo de este tipo de tecnología. Esto lo que ha permitido es que los radares solo sancionen a los conductores que van por encima del máximo legal de velocidad establecido, y la gente que va a la velocidad adecuada no tenga ningún tipo de problema.

 

Dispositivos para eludir los radares de tráfico

Al haberse endurecido las sanciones por exceder el límite de velocidad legal en las carreteras, se han desarrollado aparatos que lo que hacen es detectar y avisar al conductor de la presencia de radares de tráfico, algunos casos incluso inutilizar la señal de este tipo de radares. Estos dispositivos son algunos como el avisador, inhibidor, y detector de radares.

El objetivo de este tipo de dispositivos es eludir multas por exceso de velocidad, pero la legislación vigente prohíbe uso de manera  total.

radares de trafico fijos y moviles
A la izquierda, un radar móvil. A la derecha, uno fijo.

Para qué sirve el Inhibidor de Radares

El objetivo de este tipo de dispositivo es que los conductores puedan eludir los radares de tráfico y así evitar las multas por exceso de velocidad. Pero la legislación también ha evolucionado y en la actualidad se prohíbe el uso de cualquier tipo de dispositivo que interactúe con la señal emitida por la del radar de velocidad.

Como anula la señal el Inhibidor de Radares

En el caso de los inhibidores de radares, lo que hace este aparato es emitir una señal eléctrica en una frecuencia que lo que hace es anular e inutilizar la funcionalidad de todos los radares de tráfico cercanos, permitiendo así al conductor el pasar a través del radar sin que el cinemómetro que estos incorpora salte. En el caso de estos dispositivos al conductor no le hace falta ni siquiera frenar, para que el radar no es capaz de detectar la velocidad a la que el vehículo pasa a través de él. Las sanciones por el llevar este tipo de dispositivos en el coche, aunque usando, son las más elevadas.

 

Sanciones por utilizar el Inhibidor de Radares

En el caso de las sanciones que la policía nos puede imponer por tan solo la instalación de un inhibidor de radares en nuestro coche puede llegar a alcanzar cifras como los 6000 €, y una sanción de 6 puntos en nuestro carnet de conducir. Pero esto no queda aquí, al él se haya encargado de la instalación del inhibidor de radares en nuestro coche, hecho esto, le puede llegar a suponer una multa que llega hasta los 30.000 €. Sin embargo todas estas sanciones no ha sido suficiente para disuadir a la gente ya los conductores que dejen de usarlos, ya que hoy, si la viendo un gran número de talleres mecánicos que instala este tipo de dispositivo de manera que queden integrados y camuflados dentro de los coches, tipo de sistemas para que la policía no sea capaz de detectarlos si registran el vehículo.

 

Multas con Polémica

Por otro lado, se han visto casos controvertidos en los que la DGT se ha visto obligada a rectificar y anular una multa algunos conductores que en un principio decían que había un detector inhibidor de radares en el vehículo.

El caso más conocido fue el de un conductor que fue parado en el año 2013, al poco tiempo de haber salido a la legislación, y que la Guardia Civil alegó que llevaba instalado un inhibidor de radares en el vehículo. Al final el dispositivo no era un inhibidor de radares, y el coche ni siquiera era propiedad de este individuo.

Tras un año y medio en los tribunales el conductor ha conseguido recurrir la multa y le han devuelto los 6000 € de la sanción y los 6 puntos de su carnet de conducir conducir.

Hechos y Resolución de la Sentencia

Los hechos sucedieron de la siguiente manera: En octubre del año 2013, guía de Navarra, la paro a un conductor y éste fue multado por llevar lo que parecía un inhibidor de radares. El coche era de la empresa donde este hombre trabajaba y no de su propiedad, conocimiento de que el coche llevaba tal dispositivo. La Guardia Civil le sancionó, por lo que el hombre llevar el caso a los tribunales. Y medio después la multa ha sido anulada por un juzgado de Pamplona, que la Benemérita no ha sido capaz de probar sin ningún tipo de dudas que el dispositivo que había en el vehículo del conductor era efectivamente un inhibidor de radares.

Este hombre circulaba por la carretera NA-2410 cuándo fue denunciado por una patrulla de Guardia Civil que le dio el alto. Los guardias registraron su vehículo y encontraron dos dispositivos que no acababan de tener claro que eran, por lo que los catalogaron de sospechosos.

 

Cuál fue el resultado de este juicio

Al final resulta que uno de los dispositivos era un sistema de manos libres para el teléfono, pero sí el otro dispositivo no fueron capaces de identificarlo, as tampoco el conductor que desconocía de la instalación de ninguno de estos dos aparatos. Ante la duda la Benemérita lo que hizo fue decir en la denuncia que era un inhibidor de radares sin escuchar el recurso del conductor.

Ante esta injusticia el hombre reclamó la denuncia a la Dirección General de Tráfico, y tras mucho tiempo peleando en los tribunales y con la ayuda de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de plon ha resuelto el caso fallando a favor del sancionado. Traduce en que la Guardia Civil no sólo ha visto anulada la multa que impuso al conductor, sino a tenido que hacerse cargo por obligación de las costas de todo el juicio.

¿Y si el coche no es mío?

Con el caso antes expuesto ha quedado demostrado que la Guardia Civil siempre está obligada a demostrar que el coche denunciado, efectivamente y sin duda alguna, cuenta con la instalación de un inhibidor o detector de radares.

 

Conclusiones en cuanto a los inhibidores de tráfico

Por otro lado esto nos genera una nueva duda, si circulamos en un coche que no es de nuestra propiedad, y este con la instalación de un inhibidor de radares vamos a alegar el desconocimiento del mismo y librarnos de la multa o no.

Para un caso como éste la ley es clara en cuanto a su resolución: La ley lo que estipula es que se considera una infracción de carácter muy grave conducir cualquier tipo de vehículo que tenga instalado un inhibidor de radares, cinémometros, o cualquier otro tipo de mecanismo o dispositivo encaminado a interferir la señal de los sistemas de tráfico, en tu vendo su correcto funcionamiento.
Por lo que realmente, no es el hecho de si el coche es de nuestra propiedad o no, la ley siempre va a castigar el hecho de conducir un vehículo, sea sí, que cuente con la instalación de cualquier tipo de esta tecnología.